Apuntes para la construcción colectiva de un analisis de periodo

Introducción

Me veo en la necesidad de publicar este esbozo de análisis de periodo escrito en Junio de 2021. Escrito a solicitud de algunos compañeros para intentar realizar una interpretación de los acontecimientos y transformaciones del momento. Debido a los recientes acontecimientos de la Lista del Pueblo; particularmente a la situación acaecida respecto de Rodrigo Rojas Vade y su particular confesión de que parte de su campaña estuvo basada en un patético engaño sobre su enfermendad.

Me ha resultado particularmente repugnante observar como ciertos sectores revolucionarios han salido a defender esta “pequeña corrupción”, y a empatarla con las grandes corrupciones de empresarios, milicos y políticos del statu quo, es decir de los 30 años.

Una cosa es comprender que el pueblo, los trabajadores la “clase” y los sectores que se autodenominan revolucionarios no son puros ni mucho menos, sino que son precisamente portadores de la ideología burguesa. Otra cuestión distinta es aceptar como válidos los métodos de la burguesía, avalarlos y justificarlos de manera espuria. Es importante comprender, pero no podemos aceptar, o peor aún prosternarnos ante las pequeñas corrupciones.

Ante esta situación de debacle, ya no de estrategias y táticas, si es que las hubieran, sino que de la más profunda crisis ética y de la moral revolucionaria considero necesario refundar, construir o crear un nuevo referente de la izquierda revolucionaria que se plante de frente con una táctica de acción política, coherente con una estrategia que se plantee el socialismo como objetivo, y que de sea intolerante con la lacra burguesa que infecta nuestras organizaciones, las máquinas, las mentiras, la censura interna, el sostenimiento de los viejos ídolos que obnubilan experiencia pero taponean el progreso, aprendizaje de las nuevas generaciones.

Todos los lastres deben ser abandonados, los propios y los ajenos.

No es posible realizar el socialismo “con la ayuda de las armas melladas que nos legara el capitalismo”.

Ernesto “Ché” Guevara

Esbozo de Análisis de Periodo

Durante los últimos meses hemos presenciado una dinámica en la lucha de clases sin parangón en la historia de nuestras vidas, mas no muy singular en términos de la historia de la humanidad. Hemos asistido al desenvolvimiento y profundización de la crisis política en curso, devenida en crisis de gobernabilidad a partir del 18 de Octubre de 2019, pero que sin embargo, parecía que la pandemia del COVID19, había puesto de alguna forma en hibernación, como que hubiese cancelado la lucha de clases en curso.

Nada más equívoco, que la supuesta suspensión de la lucha de clases. Burgueses pequeños y grandes seguramente lo anhelaban con ahínco, sin embargo, la Historia desenvuelve sus mecanismos con independencia de los deseos y  de la voluntad de lo seres humanos.

Es importante señalar que partimos este análisis del supuesto de que el 18 de Octubre de 2019, en adelante, el «Estallido social» o la «revuelta popular» indistintamente, se constituyó en el hito que inauguró un nuevo período político en la historia de la lucha de clases en Chile. En lo fundamental, la lucha abierta a partir de aquí que marcó el inicio de un levantamiento con visos insurreccionales a lo ancho y largo de todo el país, concluyó el ciclo anterior que venía desenvolviéndose desde la explosión social anterior; el estallido liderado por los estudiantes secundarios del año 2011. Entre el año 2011 y el Estallido de Octubre de 2019 median 9 años de acumulación de experiencias y de luchas parciales pero en ascenso permanente, aunque leve, que distintos segmentos de la sociedad chilena desarrollaron.

Para comprender bien en qué periodo estamos es necesario dar cuenta de una serie de realidades, de hechos en distintos ámbitos, desde el desenvolvimiento de la crisis económica internacional, y sus consecuencias en el ámbito de la geopolítica, o mejor dicho de como el imperialismo intenta resolver la crisis y que consecuencias trae desde el punto de vista de la situación política mundial, como también la situación nacional tanto política como económica. En términos muy sucintos señalaremos que entre el año 2007 y 2008 se inicia un periodo de profundización de la crisis económica mundial, con la crisis subprime o de hipotecas fraudulentas en Estados Unidos, que contagia a distintas economías mundiales que habían intercambiado activos «tóxicos»  provenientes de la valoración fraudulenta que hacían de aquellos las entidades que velaban por acreditar la calidad de los tipos de activos que se transaban en el mercado, es decir, las calificadoras de riesgo, estaban coludidas con las entidades bancarias que emitían créditos impagables, y que los empaquetaban conjuntamente con activos o créditos de buena calificación, cuya proporción de créditos impagables respecto del total podía llegar a un 95%. Es decir, el descubrimiento de la crisis demostró que, el sistema económico estaba fundado sobre bases esencialmente corruptas y fraudulentas, apalancadas desde instituciones tremendamente importantes y enormes, como por aquellas que debían velar por que los activos que se transaran fueran calificados apropiadamente de acuerdo a su riesgo, de esta forma, se confirmó el aforismo que señala que la corrupción está en el adn del capitalismo1.

Mencionamos este evento particular porque marca el inicio de un proceso de profundización generalizada de la crisis económica internacional, que el Imperialismo no ha podido resolver a pesar de haberse constituido el capitalismo en hegemónico a nivel mundial a partir de la caída de la URSS en el año ‘91. La crisis económica internacional no es una mera crisis económica sino que fundamentalmente política y militar. La no resolución de los problemas de acumulación y esencialmente de reducción de la tasa de ganancia, producto del avance de la competencia internacional con la recuperación de economías como la China y la Rusa, se han encontrado en sus fronteras con la presencia amenazante del imperialismo estadounidense y sus aliados a través de su conglomerado de naciones que conforman  la OTAN. Este proceso de enfrentamiento, por el acceso a materias primas más baratas, por el acceso a nuevos mercados, no solo por supuesto para vender mercancías sino que para incorporar a las poblaciones del mundo, al proletariado mundial, a la creación de riqueza para uno u otro grupo en disputa. Y sobre todo, en condiciones favorables para el capital, vale decir, en búsqueda de regiones con mano de obra barata alrededor de todo el orbe. De esta forma, los distintos bloques se enfrentan ya no solo económicamente sino que militarmente en distintas regiones del planeta: Afganistán, Iraq, Siria, Libia, El líbano, Ucrania (en las repúblicas populares de Lugansk y Donestk y en Crimea), y mucho más recientemente en la guerra entre Armenia y Azerbaiyán. Es decir, hay un conflicto en progreso, en constante evolución, que es generalmente indirecto pero en el fondo, detrás de todo esto está la insaciable sed de los capitales de controlar nuevos mercados, con acceso rápido y barato a las materias primas, y sobre todo a masas de proletarios para la generación de plusvalía a través de la explotación capitalista.

A todo este proceso se le suma la aparición de la Pandemia mundial Covid19, que viene a agravar la situación de las masas precarizadas y especialmente a profundizar la crisis económica a nivel mundial. La crisis se ha agravado debido a la ralentización de la economía mundial, y las distintas estrategias  con que las naciones han abordado el manejo de esta. Por ejemplo, del lado de los negacionistas el manejo ha sido terriblemente ineficaz, y por tanto ha costado no solo millones de dólares sino que fundamentalmente cientos de miles de vidas de seres humanos. Por otro lado, países como China han actuado de manera eficaz en el combate de la pandemia y a pesar de haber sido los primeros afectados, debido a su firmeza han controlado en pocos meses la situación y surgen de la crisis pandémica fortalecidos desde el punto de vista económico al haber contenido eficazmente, como señalábamos, el proceso. Esta realidad tendrá necesariamente consecuencias en el desenvolvimiento de la crisis desde el punto de vista económico, pero también desde el punto de vista político y militar, azuzando necesariamente la necesidad de un enfrentamiento abierto al imperialismo norteamericano para contener la amenaza de pérdida de hegemonía del imperialismo EE.UU. por parte de los Chinos y sus aliados Rusos.Un punto especial que queremos destacar respecto de la crisis internacional es un posible desplome del dólar como divisa de intercambio internacional. Una suerte de corolario respecto de lo señalado anteriormente. En el año 1973, con el fin del acuerdo de Bretton Woods, que constituía un sistema para la gestión monetaria para las relaciones comerciales y financieras entre EE.UU., Canadá, los países de Europa Occidental, Australia y Japón; se da inicio a la crisis larga a la que asistimos y cuya principal característica es que el valor de la divisa impuesta para el intercambio internacional ya no está correlacionada al valor del oro, sino que «flota libremente», sin apego a esta. Por lo tanto, el valor de la llamada «economía real» o productiva ya no tiene necesariamente relación con la masa de dinero circulante, dólares específicamente. En la crisis subprime del 2008, la respuesta al fraude de las grandes instituciones financieras fueron una serie de estímulos monetarios que aún hoy se desarrollan con energía. Estas fueron las llamadas «emisiones cuantitativas» o quantitative easing en inglés. Estas consisten en la impresión de miles de millones de dólares para inyectar a la economía norteamericana, para dinamizarla, pero que solo han llegado a las grandes corporaciones y a los conspicuos millonarios2.   ¿Qué han hecho con estos dineros las grandes corporaciones? Sencillamente las han utilizado para recomprar sus propias acciones. ¿Con qué objetivo? Para subir el precio de estas. Es decir, toda esta enorme cantidad de dinero inyectado para «estimular la economía» únicamente se ha utilizado para que los dueños de las más grandes compañías los hayan usado para comprarse así mismo las acciones disponibles, de manera que, han aumentado artificialmente la demanda de dichos activos y por lo tanto, han aumentado el valor de sus compañías. Viendo lo anteriormente señalado, usted señor lector se preguntará ¿Pero como es posible que no se haya producido una hiperinflación3 como en Venezuela o en Chile como frecuentemente declaran nuestros conspicuos economistas y académicos de universidad ante el fenómeno de impresión de dinero? Bueno, la respuesta es muy sencilla y concreta, porque ni Chávez (ni Maduro), ni Allende tenían a su haber 7 flotas imperiales navegando por el mundo para proteger el máximo de los activos del imperialismo norteamericano a saber, el dólar. Es decir, el valor e importancia del dólar reside hoy en día única y exclusivamente en el poderío militar estadounidense. En los últimos meses, hemos conocido por diversas fuentes un sintomático proceso inflacionario  desarrollándose en las entrañas del monstruo4. Esto puede implicar que el imperio del dólar está cerca de detonar una crisis sin precedentes, y que por otro lado, estamos muy cerca de un enfrentamiento militar generalizado.

Por lo tanto, a pesar de que asistimos al mismo periodo de crisis internacional desde el año 2007-2008, de enfrentamiento inter imperialista, cuya contradicción principal continua siendo la relación capital-trabajo; estamos a punto de iniciar una nueva fase de profundización en donde las condiciones generales para el avance de un proceso revolucionario a nivel internacional estarán dadas y serán más necesarios que nunca. En términos breves vivimos en fin de una época y el inicio de otra con peligros tremendos y posibilidades insospechadas.

En el plano nacional las cosas son distintas, ya vivimos un cambio de situación política relevante a partir del estallido social del 18 de octubre de 2019. Nuestra tesis es que continuamos en el desenvolvimiento y profundización de dicho periodo. El acuerdo por la paz del 15 de noviembre del 2019 podemos interpretarlo como el intento de la élite, de la burguesía autóctona por contener el proceso de explosión social con visos insurreccionales, a su vez, que constituyó un logro, un empuje social no visto en 30 años para el fin de la constitución del ‘80. Por supuesto que en la dinámica de la lucha de clases, no podemos considerar las victorias tácticas o momentáneas como absolutas. Ese el error que cometen reformistas y pequeños burgueses, que al constatar la sola declaración de rendición de la constitución del ‘80, concluyen que ya está todo ganado y que ahora solo debemos recoger las ganancias como si se trataran de avellanas caídas de un árbol. No señores, la rendición de la constitución del tirano tiene una doble faz, de rendición aparente por un lado, y de trampa cooptadora por el otro. Era ya de por si evidente desde el primer momento, previo incluso a las votaciones iniciales del apruebo como señalamos en Febrero de 2020:«En efecto, la opinión generalizada en la izquierda revolucionaria respecto de este acuerdo, es que tiene como función contener la explosión social intentando cooptar a las fuerzas movilizadas a través de su institucionalización; en una trampa, como bien se ha descrito, que le otorgaría derecho a veto al Congreso actualmente vigente, y que mantiene un quorum de ⅔. Vendría por tanto a ser o constituirse en un equivalente al plebiscito del “Si” y el “No”, del año 1988, en donde habiendo ganado la opción “No” a la continuidad de Pinochet, en el plano de la política económica significó el triunfo del “Si”, que sostuvo todo el entramado de la dictadura, todos los pilares que instaló Pinochet y sus cómplices para complacer a los grupos económicos autóctonos y transnacionales.»5

Sin embargo, a pesar de la trampa establecida, la reflexión principal que había establecido el cambio de periodo transitado en el 18 de Octubre, era que el proceso de crisis de legitimidad que cuya táctica pregonábamos hasta entonces, había cristalizado al fin en un salto de calidad iniciando a través de un enorme estallido que detonó la gobernabilidad hasta entonces existente. E inició y abrió un ciclo de descomposición decidido de toda la institucionalidad burguesa con su presidente a la cabeza.

[En desarrollo con los aportes que aparezcan en los comentarios…]

Sergio C.

6 de Septiembre, 2021

Notas:

1 Sergio C. «La corrupción está en el ADN del Capitalismo (Parte I)»,https://unicasolucionrevolucion.blogspot.com/2015/04/la-corrupcion-esta-en-el-adn-del_6.html, 6 de Abril 2015. Republicado en https://unicasolucionrevolucion.wordpress.com/2017/04/21/tp-la-corrupcion-esta-en-el-adn-del-capitalismo/ el 21 de Abril de 2017.

2 Keiser Report en español: Flexibilización Cuantitativa para el Pueblo, Capítulo 815. (https://www.youtube.com/watch?v=HVBsKjrsj-g). Citado en: https://unicasolucionrevolucion.blogspot.com/2016/09/tp-precisiones-de-la-tactica-de-periodo.html. Nota: Sergio C. fue coautor y redactor principal de las declaraciones de la época de la organización política TP, y nos interesa sostener dichas proposiciones y dar continuidad a la línea de pensamiento manifestada en la época desde una visión crítica, pero señalando un acuerdo fundamental.

3 «El destacado diario chino Global Times se sumó a las voces que advierten del peligro de una hiperinflación que amenaza al sistema financiero internacional que tiene como base al dólar estadounidense. Global Times señala que la causa de esta amenaza es la “política ilimitada de relajación monetaria” de los bancos centrales principales (empezando por la Reserva Federal de EU y el Banco Central Europeo) consistente en imprimir dinero para comprar activos a los bancos insolventes, con intereses hasta negativos.», https://larouchepub.com/spanish/actualidades/2021/06/0602_glob_times_advierte_inflacion.html

4 https://twitter.com/100trillionUSD/status/1275422699385507842, «Algunas personas piensan que la Fed van a detener las QE/BRRRR y que los mercados de valores se desplomarán… Creo que la FED se dirige a un estilo parabólico de la república de Weimar.»

5 https://aquilestorres.home.blog/2020/02/24/que-hacer-ante-el-plebiscito-del-26-de-abril/

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s